Por Andrea Arzaba

Hace poco realicé un viaje en auto que me cambió la vida: recorrí los caminos desérticos de la península de Baja California Sur acompañada de mis mejores amigas.

Siempre quise recorrer esta parte de México, característica por sus playas azul turquesa y arena que se siente como talco, con cactus que miden más de dos metros y con la fama de tener los tacos de pescado más ricos de todo el país.

Comencé a tener conversaciones con amigas sobre realizar un viaje en coche por la península. Todas querían ir, por lo que pasó poco tiempo hasta poner fecha. Y en un parpadeo, ya era agosto y yo ya estaba en el avión con Madi, una de mis amigas trotamundos: estábamos listas, con los sombreros, el protector solar y la guía turística en el teléfono, para asegurarnos que iríamos a los lugares que nos apetecieran.

Pero, ¿por qué viajar con amigas en auto es una actividad transformadora?

En la playa Los Cerritos, en Baja California Sur.

Tienes aventuras que no tendrías estando sola

“Están mal, no pienso levantarme a las cuatro y media de la mañana después de dos días ajetreados, solamente para ver un amanecer”.

Eso dije la segunda noche de nuestro viaje en auto, cuando llegamos al pueblo mágico de Todos Santos. Paradójicamente, cuatro horas después, fui la primera en levantarme de la cama para apresurar a las demás, ya que nos perderíamos el tan deseado amanecer en una playa aislada de Baja Sur.

Nos costó levantar a todas. Sin embargo, una vez que salimos del hostal, incluso dos surfers nos pidieron un ride a la playa.

Y cuando llegamos a la playa, Maru exclamó: “Chicas, el sol sale del otro lado, del de las montañas, no de la playa”. No nos quedó nada más que reírnos.

Pero no todo fue tan malo, al contrario, nos encontramos con un cielo mágico, en tonalidades de rosa y con nubes de algodón. Observamos kilómetros de playa aislada, solo para nosotras. Nadamos por horas.

Puedes cambiar de ruta y parar cuando lo desees

La diferencia de viajar en auto que en autobús, o en avión, es que tú decides donde hacer las paradas. Y cuando vas con amigas, sientes la confianza de pedirles detenerse cuando lo desees. Por ejemplo, en la península de Baja California Sur, las carreteras son como de otro planeta: cactus imponentes cuidadores del desierto, al lado del mar. En varias ocasiones nos paramos y bajamos del coche para caminar y tomar fotos de este paisaje tan fuera de lo común.

Se crea un círculo poderoso

Durante los cinco días que estuvimos en carretera, en la playa, comiendo en algún restaurante o caminando por los malecones, noté que mis amigas compartieron situaciones personales, que todas hemos enfrentado en el pasado. Por ejemplo, la presión social por ser mujer y estar en pareja o tener hijos. Durante nuestro tiempo juntas, se creo un círculo de confianza, del que se fortaleció una linda amistad entre todas.

Te obliga a ser flexible y a ver por el bien común

Cinco chicas. Un auto. Seis días. Por supuesto que cada una tenia ideas distintas de lo que quería hacer en cada una de las ciudades que visitábamos, pero terminábamos haciendo lo que la mayoría quería. Por ejemplo, en una ocasión, cuando llegamos a La Paz, la capital de Baja California Sur, la mayoría quería tomar un tour en una pequeña lancha hacia la Isla Espíritu Santo, archipiélago declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, para ver los lobos marinos, los delfines y las tortugas. Las chicas que no quisieron ir, no se negaron a la idea, sino que simplemente optaron por ir a la playa, y dejaron que las demás realizaran la actividad que querían hacer.

Una aplicación que nos ayudó a que el viaje fuera aún más fácil fue SPLIT WISE, una app para dividir los gastos entre el grupo. Fue muy sencillo utilizarla, simplemente vas subiendo tus gastos y marcas las personas con las que los quieres dividir. Súper recomendada.

La amistad se fortalece (o se daña)…

Estaba un poco ansiosa antes de comenzar el viaje, ya que ninguna de mis amigas se conocía entre sí. Sin embargo, en cuanto comenzamos el viaje, nos dimos cuenta que tenían muchas cosas en común: todas eran amantes de los viajes, independientes, con metas personales y profesionales y, sobre todo, con muchas ganas de hacer de ese viaje una aventura inolvidable.

He realizado viajes en el pasado, en los que alguna amistad superficial se acaba dañando, ya que, al pasar mucho tiempo junto a esa persona, uno lo conoce en sus momentos buenos y malos. Afortunadamente solo me ha sucedido una vez. La mayoría de las veces mi experiencia ha sido bastante agradable.

Es muy divertido, te deja la espinita de planear un nuevo viaje en auto con amigas

Viajar con amigas es una experiencia sin igual, ya que gracias a ellas, tuve una experiencia en la que reí mucho, me sentí amada y todas sus ideas, y actitud positiva, contribuyeron a aumentar el bienestar emocional del grupo. Fue un viaje encantador. De hecho, espero que pronto comencemos a planear el siguiente.

Si no has realizado un road trip con amigas, te invito a hacerlo. No te arrepentirás.

¿Has viajado con amigas? ¿Cómo fue tu experiencia?

Comparte nuestro contenido:
Tags

No responses yet

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Facebook
Twitter
Instagram