Guanajuato es una ciudad bastante tranquila y segura, reconocida por su extensa oferta cultural.

Si viajas sola:

• Te recomiendo hospedarte en el centro histórico ya que se encuentra bien iluminado y siempre hay gente en los restaurantes y cafés.
• Si quieres conocer a más viajeros, quédate en algún hostal, muchos de ellos organizan actividades en grupo para que conozcas a más personas recorriendo la hermosa ciudad colonial.
• Otra opción para conocer gente es asistiendo a alguno de los MeetUps que se organizan en la ciudad.

Recorre el centro de la ciudad sin rumbo fijo

Una de las mejores maneras para realmente conocer una ciudad es darte unas horas para recorrerla sin rumbo fijo y sin prisas. En Guanajuato puedes comenzar la caminata en la legendaria Alhóndiga de Granaditas. Cerca de ahí encontrarás calles que te llevan al Mercado Hidalgo (prueba las típicas Enchiladas Mineras), a distintas galerías de arte y museos, como el Museo de Diego Rivera. Una joya de la ciudad es el Teatro Juárez, considerado uno de los más bonitos del país. Otro imperdible es el impresionante edificio central de la Universidad de Guanajuato, que data de 1732.

No dejes de disfrutar alguno de los cafecitos de la Plaza Andador San Fernando (a mi me encantó el Club Cafe) y unirte a una callejoneada con las estudiantinas guanajuatenses.

También recomiendo explorar por lo menos alguno de los 23 túneles subterráneos, iconos de la ciudad en donde conviven autos y peatones. Si vas durante el Festival Cervantino, debes de ir a alguna de las fiestas que se organizan dentro de los túneles.

Mira el video de una callejoneada haciendo clic aquí.

Cine y arte independiente

Perdida en el centro fue como encontré una joya: Cine La Mina. En este pequeño recinto puedes ver cine independiente de todos los continentes. El lugar también es una cafetería bastante acogedora. Cuando lo encontré tuve suerte ya que una película estaba a punto de comenzar, y pude entrar a verla con todo y un delicioso chocolate caliente.

Si te gusta el arte del grabado, en el centro hay varios talleres donde puedes entrar y ver el proceso del grabado de la mano de los artistas.

Algunos talleres que vale la pena visitar: Estudio Kuchi, El Pinche Grabador y Corazón Parlante.

Monumento al Pípila: La mejor vista de la ciudad

El Monumento al Pípila, sin lugar a dudas, ofrece la mejor vista de la ciudad. Puedes subir para ver el monumento por medio del funicular, muy cerca del Teatro Juárez. Vale la pena subir al atardecer, para ver a la ciudad con el cielo en tonalidades rojizos. Por la noche, los edificios principales se encuentran iluminados, lo cual da un toque mágico a la urbe. Fue uno de mis momentos favoritos en mi visita a Guanajuato.

“Aún hay otras alhóndigas por incendiar”, se puede leer en el grabado colocado abajo de la estatua. Una frase bastante cierta.

Esta es la vista de la ciudad de noche desde el monumento:

El callejón del beso

Un destino bastante popular. Cuenta la leyenda que si una pareja visita este lugar y se da un beso justo en el tercer escalón de este callejón, tendrá felicidad durante 7 años.

Si vas a Guanajuato en fin de semana, o en temporada alta, te recomiendo ir al callejón por la mañana, o después de media noche, ya que por la tarde/noche el callejón se llena de gente.

Lee más sobre la leyenda aquí.

Las momias

Imperdibles. Todos los mexicanos hemos escuchado que en Guanajuato “están las tías”, como se le conoce comúnmente a las momias. Puedes visitarlas en el Museo de las Momias de Guanajuato, en el que podrás observar la colección de momias naturales más grande del mundo.

El museo es sorprendente, pero es aún más interesante ir al panteón (cementerio) de donde las han sacado, el cual está al lado del museo. Muchas de las tumbas datan del siglo XVII.

Mina La Valenciana

Vale la pena salir de la ciudad de Guanajuato para conocer los alrededores. La bonanza de la zona es debido a las minas. Por falta de tiempo solo pude visitar una: La Valenciana. Esta mina fue la más profunda y extensa de la región, de donde se extrajeron grandes cantidades de plata.

Al entrar a la mina pudimos descender 60 metros. El guía nos explicó las deplorables condiciones en las que trabajaban los mineros cuando abrieron la mina, en 1774. Fue información bastante perturbadora, misma que es importante conocer.

La mina La Valenciana se encuentra a 20 minutos del centro de la Ciudad de Guanajuato.

¿Has visitado la ciudad de Guanajuato? Si lo has hecho, ¿agregarías alguna otra recomendación a la lista?

Comparte nuestro contenido:
Tags

No responses yet

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

RSS
Facebook
Twitter
Instagram